El Estado y la revolución. Vladimir Ilich Lenin

En la sociedad capitalista, bajo las condiciones del desarrollo más favorable de esta sociedad, tenemos en la República democrática un democratismo más o menos completo.Pero este democratismo se halla siempre comprimido dentro de los estrechos marcos de la explotación capitalista y es siempre, en esencia, por esta razón, un democratismo para la minoría, sólo para las clases poseedoras, sólo para los ricos. La libertad de la sociedad capitalista sigue siendo, y es siempre, poco más o menos, lo que era la libertad en las antiguas repúblicas de Grecia: libertad para los esclavistas. En virtud de las condiciones de la explotación capitalista, los esclavos asalariados modernos viven tan agobiados por la penuria y la miseria, que “no están para democracias”, “no están para política”, y en el curso corriente y pacífico de los acontecimientos, la mayoría de la población queda al margen de toda participación en la vida político-social.

(…)

Democracia para una minoría insignificante, democracia para los ricos: he ahí el democratismo de la sociedad capitalista. Si nos fijamos más de cerca en el mecanismo de la democracia capitalista, veremos siempre y en todas partes, hasta en los “pequeños”, en los aparentemente pequeños, detalles del derecho de sufragio (requisito de residencia, exclusión de la mujer, etc.), en la técnica de las instituciones representativas, en los obstáculos reales que se oponen al derecho de reunión (¡los edificios públicos no son para los “de abajo”!), en la organización puramente capitalista de la prensa diaria, etc., etc., en todas partes veremos restricción tras restricción puesta al democratismo. Estas restricciones, excepciones, exclusiones y trabas para los pobres parecen insignificantes sobre todo para el que jamás ha sufrido la penuria ni se ha puesto en contacto con las clases oprimidas en su vida de masas (que es lo que les ocurre a las nueve décimas partes, si no al noventa y nueve por ciento de los publicistas y políticos burgueses), pero en conjunto estas restricciones excluyen, eliminan a los pobres de la política, de su participación activa en la democracia.

Descarga Libro

3 respuestas a El Estado y la revolución. Vladimir Ilich Lenin

  1. aldo dijo:

    Muy bueno..gracias

  2. ali de jesus carias dijo:

    excelente publicacion de uno de los lideres mas importantes de la revolucion

  3. dominus dijo:

    Una consulta, qué pasa si te sacas un premio de 1 millon de dolares? ya eres rico, pero que pasa con tu dinero? ya no perteneces a la “clase obrera”, ahora perteneces al grupo de los ricos y poderosos, ya que no tienes la necesidad de trabajar, además, para mi, creo que es injusto que otro tenga más poder que yo y más aún por el poder adquisitivo que ahora tiene, y más peor aun sin mover un dedo. mmm… thinking! Creo que lo debería repartir con sus pares, con sus compañeros y camaradas para combatir la pobreza y la desigualdad existente. Otra consulta, que ocurre con los gobiernos comunistas revolucionarios que llevan años y años gobernando y siguen sin ningun interes en soltar el poder? y si lo sueltan es para dejarselo a un hijo o familiar o a un pituto como decimos en mis país? además, creo que también ellos pasan a ser al grupo electo de los poderosos y sin escruplos para hacer y deshacer con su pueblo, donde son intocables, donde el pueblo los mira desde abajo siendo pisoteados desde arriba.
    Sigo pensando, mmm… y creo que ustedes tambien deberian hacerlo. Una humilde opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s