Afortunadamente estamos en crisis… por José Manuel Lamont.

10-08-2011.-

Afortunadamente estamos en crisis… por José Manuel Lamont.

Cuando nací la música se escuchaba en discos de acetato de 78 rpm, Venezuela era un  país en vía de desarrollo y las potencias mundiales eran ricas e invulnerables. A los 15 años los discos eran de 33 y 45 rpm, Venezuela era un “Pobre país rico”, los países latinoamericanos comenzaban a “vender su alma al diablo” y las potencias eran aún mas ricas e invulnerables.

Luego vino la música en Cartuchos, Cassettes… Latinoamérica entraba en crisis económica, política y social; nuestros países le “debían” el alma al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional y a otras instituciones creadas por “las potencias” para seguir siendo cada día “mas ricas e invulnerables”; los jóvenes se rebelaron, el movimiento Hippie en Estados Unidos hace saber al mundo su inconformidad contra las guerras; en Latinoamérica se repotencian los ideales de los grupos de izquierda y en Europa se dan cambios importantes como los de Polonia.

Y así llega la década de los 80… Las protestas se apaciguan; los jóvenes se aletargan y pasan a convertirse en lo que muchos llaman “la generación boba”; los cantos de protesta solo se escuchan en reducidos de círculos universitarios y de izquierda. El conformismo logra que el mundo entre en calma, para que las potencias puedan seguir siendo “cada vez más ricas e invulnerables”.

En los 90s se masifica la digitalización. Los discos de acetato y los casettes ya son historia. Las potencias siguen siendo cada vez más ricas e invulnerables y los países “en vías de desarrollo” cada vez más pobres. Varios países europeos crean el Euro como moneda común para contrarrestar el imperio del dólar. La Televisión por cable e internet son más accesibles y permiten conocer casi en tiempo real lo que está ocurriendo en el mundo entero. Esta masificación de la información mundial, comienza a despertar del letargo a muchos pueblos a lo largo y ancho del planeta. En Venezuela se produce “El Caracazo”, revuelta popular en contra de las medidas tomadas por el gobierno de Carlos Andrés Pérez  “para que las potencias puedan seguir siendo cada día mas ricas e invulnerables”.

Entre diferentes movimientos de protesta y sutiles cambios a nivel mundial llega el año 2000; el mundo no se acaba y las computadoras no enloquecen; la música se escucha en mp3. El 11 de septiembre de 2001 caen las torres con sus miles de muertos. Se acaba el mito de los invulnerables Estados Unidos de Norteamérica y nace el mito de Osama Bin Laden, con el que USA desata una nueva guerra y nuevas invasiones.

Aparece la última pandemia; alarma mundial por la gripe AH1N1 que aunque a nivel mundial causa menos victimas que las diarreas y el sida, hace que cientos de países compren millones de vacunas producidas con patente solo por tres laboratorios, por supuesto, de las potencias.

El cambio climático se agudiza, Huracanes, Terremotos, Tsunamis, Sequías y Volcanes; la naturaleza desata su furia y las potencias no hacen nada para calmar el planeta porque tienen que seguir siendo cada vez más ricas, aunque ya no invulnerables.

Mientras en Latinoamérica cobran auge los gobiernos de izquierda, Estados Unidos proclama su primer presidente negro. Casi inmediatamente le otorgan “El Premio Nobel de la Paz”, lo que aparentemente entendió como una Patente de Corzo para desatar mas guerras y mas invasiones. Ya a finales de la década del 2000 y principios de la actual, se desata la Crisis Económica Mundial. El capitalismo inicia una caída similar a la de las torres y se acaba el mito de ser el mejor sistema. Los gobiernos de las potencias que le indicaban a los países latinoamericanos que hacer para mejorar su economía, ahora no saben como mejorar la suya.

En el inicio de esta nueva década y como noticias de última hora, vemos a países como Grecia, Italia, Francia y Alemania entre otros, tomando “medidas de emergencia” para mejorar su economía, medidas que afectan mayoritariamente a las clases mas necesitadas y vemos a los anteriormente ricos e invulnerables Estados Unidos de Norteamérica, aumentando los límites de endeudamiento para no declararse “en quiebra”, porque sus déficit se han disparado a la estratósfera.

Nace en España el “Movimiento de los Indignados”, el cual se extiende rápidamente a varios países europeos y más recientemente a Israel. En Inglaterra la policía asesina un joven a mansalva y el pueblo se lanza a las calles causando incendios y destrozos. En Chile, la juventud también se lanza a las calles para protestar contra la privatización de la educación, entre otras “medidas” tomadas por el actual gobierno. Parece el despertar de los pueblos, especialmente de la juventud.

La crisis actual no es solo económica, sino más bien de estructuras, de modelo de desarrollo político, económico y social.  En tiempos de crisis es cuando se producen las mayores oportunidades para realizar cambios. Tenemos la suerte de estar en crisis y, si la gestionamos bien, nos hallaremos ante las puertas de un mundo más justo y equilibrado para todos. 

Usemos la Palanca de Cambios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s