Decálogo del Tosco al volante

alt

Por: Antonio Manganielo

1.- El tosco del volante, después que emprende el viaje es que se acuerda que no reviso el vehículo, maneja pegado al volante con los brazos y piernas encogidos, con los espejos retrovisores fuera de foco además nunca se acuerda se colocarse el cinturón de seguridad.

2.- El tosco del volante, no tiene ni idea de la responsabilidad que adquiere al conducir un vehículo, anda siempre atravesado estorbando a todo el mundo, no entiende del respeto hacia los demás no conoce siguiendo las normas, lo hace según lo que se le ocurra por lo general es un peligro rodante.

3.- El tosco del volante, enciende las luces porque descubrió el suitch, no tiene claro que más allá que alumbrar es una forma de comunicarse con los demás conductores, en especial cuando usa las luces intermitentes generalmente cree que estas lo justifican cada vez que abusa al estacionarse indebidamente, además de realizar su sueño de patrullero frustrado ya que las lleva encendidas cuando deben estar apagadas

4.- El tosco del volante, cree que porque no se le puede ver la cara al conducir puede embestir a los demás en especial si lleva un vehículo mas grande, no tiene ni un gesto de cortesía hacia los demás, es incapaz de ceder el paso o de cualquier maniobra que beneficie al otro conductor.

5.- El tosco del volante, sale con su vehículo a las vías públicas a realizar sus actividades sin pensar en las diferentes situaciones que puede encontrar, y cuando esto sucede descubre que va a llegar tarde a todas partes, luego se convierte en el eterno y peligroso apurado de las autopistas.

6.- El tosco del volante no entiende que conducir es mucho más que accionar unos controles, no posee creatividad ni imaginación, no es capaz de anticiparse a nada cuando sucede una situación imprevista, no tiene capacidad de respuesta y cuando por fin reacciona ya es tarde.

7.- El tosco del volante, corre y corre para quedar atrapado en el transito, acelera como un desesperado y frena como un loco sin tomar en cuenta a los demás. Por lo general está siempre pegado a los parachoques de los otros vehículos, sin importarle si son grandes o pequeños, si está seco o esta mojado el pavimento, él cree que la vía le pertenece. ¡cuidado con ese! Pues el canal de hombrillo es su preferido

8.- El tosco del volante, maneja pero está totalmente desconectado de la realidad de las vías, ya que desconoce las más elementales normal de prevención, ignora el significado de las señales y leyes del tránsito cuando se le ocurre mirar alguna señal, el piensa que son dibujitos de escolares que están exponiendo

9.- El tosco del volante, no tiene la más mínima idea del riesgo que corre cuando entra a una curva donde debe girar el volante, frenar y volver a acelerar, para ajustar la suspensión a la velocidad adecuada que permita que el vehículo no pierda la adherencia, ya que en esa maniobra los sistemas interactúan a la falta de sincronización de lo mismo se puede convertir en un boleto al más allá.

10.- El tosco del volante, le cuesta entender y aceptar que existe una realidad que se expresa al conducir, en cuanto a cultura y actitud en el comportamiento de los otros conductores al circular por las vías públicas y es comprensible porque este análisis no está a su alcance

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s